Blog

Conviértete En Un Director De Cine

Ser el director de una película no es nada fácil, hay que tener ciertas habilidades que muchas veces no se aprenden en los libros, algunas de ellas vienen dadas como un don, algo que viene de dentro. Muchos directores de cine tienen ese toque especial que les han hecho únicos, como por ejemplo: Pedro Almodóvar, Tarantino, Peter Jackson o Stan Lee, entre otros muchos más.

Conviértete en un director de cine

 

Hay muy buenos directores de cine pero siempre estarán aquellos que al oír su nombre, aunque no sepas mucho del sector cinematográfico, te sonarán, y eso es porque se han hecho un hueco en la industria y han sabido cómo destacar y potenciar su don. Personas con una imaginación y una creatividad inmensurable, con giros de los acontecimientos que nadie podría esperar. Además, un director de cine tiene que saber de todo ya que, al final, tiene un equipo que dirigir y unas ideas que transmitir a todos ellos, tanto a los guionistas, maquilladores, decoradores, equipo de luces, músicos… 

En general, esta industria es difícil de destacar seas lo que seas, pero siempre hay que intentarlo porque cuando uno falla, al menos que lo haga intentándolo, porque significa que te has metido en el barro, pero si nunca lo intentas, entonces ahí sí que has fallado. Entonces, ¿Cómo puedes convertirte en un director de cine?

Qué necesitas para ser un director de cine

Para poder trabajar como director de cine hay una amplia formación por delante ya que, como bien se ha dicho anteriormente, son muchos los campos que un director debe conocer, pero habrá que empezar por algún lado. Entonces la mejor manera de comenzar a introducirte en esta industria es estudiar un grado de Comunicación Audiovisual, Periodismo o Bellas Artes.

Una vez elegido uno de esos caminos, aunque siempre hay muchos más en escuelas especializadas de cine o de teatro donde poder indagar mucho más, un máster sería el siguiente paso. Una manera de poder especializarte al cien por cien en esta profesión ya que, al final, es la función principal de este tipo de estudios. Aunque, es cierto que siempre hay gran cantidad de cursos donde poder seguir ampliando tu formación. 

Al margen de una buena formación académica, se necesitan unas habilidades concretas que, seguramente, te ayuden en tu camino:

  • Amplia cultura cinematográfica: saber analizar cada escena desde lo técnico hasta lo creativo, las emociones de los personajes, los decorados… Cuánto más se aprende es observando de los mejores y conociendo sus historias. 
  • Capacidad de liderazgo: esta es importante ya que es la pieza principal de todo el proyecto, el que dirige todo el equipo para que todo salga correctamente. 
  • Habilidades de comunicación: esta habilidad va de la mano de la anterior ¿por qué? Porque para poder liderar un equipo, necesitas saber comunicarse bien con ellos, saber qué decir y cómo decirlo en cada momento, sobre todo en aquellos en los que la presión o la ansiedad asoman.
  • Experiencia en el sector: involucrarte en todos los proyectos de cine que puedas para aprender lo máximo. La experiencia es lo que más alto te va a llevar porque cuánto más hagas más podrás aprender de tus errores y mejorarlos y convertirlos en habilidades potenciales. 

Si tenías pensado comenzar tu carrera como el próximo Tarantino del siglo XXI, aquí tienes el último empujón que necesitabas. Si te gusta, hazlo, no te quedes con las ganas, involúcrate en lo que tus deseos te dicen que hagas, ya que si nunca lo pruebas, nunca sabrás si podrías haber triunfado o no. Conviértete en el mejor director de cine de la industria.

Explora otras categorías